Sandro Cordero

Sandro Cordero

Sandro Cordero es actor, docente y director de teatro. Se formó en el Instituto del Teatro y las Artes Escénicas del Principado de Asturias (ITAE). Posteriormente completó sus estudios con diversos talleres y cursos en diferentes disciplinas, siempre de la mano de grandes maestros como son Cesc Gelabert, Maxi Rodríguez, Mar Navarro, Andrés Corchero, Concha Doñaque, Vicente León, Vicente Fuentes, Owen Horsley y Hassan Kouyaté.

De todos esos profesionales aprendió también a ser un buen docente. Ha impartido numerosos cursos y talleres, entre los que destacan:
– Laboratorio Tal vez soñar (investigación de nuevas vías de expresión escénicas) para el Palacio de festivales de Santander.
– Curso El trabajo privado del actor, patrocinado por la Fundación Santander Creativa: curso de técnicas de interpretación para profesionales.
– Curso Energía y presencia escénica para la escuela municipal de circo de Torrelavega.
– Taller La voz física para la Asociación de guías turísticos de Asturias.
– Taller de lectura para la Fundación Santander Creativa, dentro de su proyecto Lecturas compartidas.
– Curso de ortofonía y dicción para profesionales en la asociación La Cámara de Gijón.
-Taller de Trabajo en equipo para el Proyecto Gira.

Comenzó en el teatro como actor, con “La lección”, de Eugène Ionesco con la compañía Barataria Teatra, bajo la dirección de Roberto Corte y “Galileo” de Bertolt Brecht, coproducida por el Teatro Jovellanos de Gijón y Teatres de la Generalitat Valenciana, dirigida por Santiago Sánchez.

A partir de este momento, comienza una estrecha relación artística y creativa con Santiago Sánchez y su compañía L’om-Imprebís. Su participación en numerosas obras le lleva a viajar por medio mundo y realizar más de 600 representaciones en dos años y medio. Aunque su carrera es eminentemente teatral, no está exenta de incursiones en la gran pantalla y de participaciones episódicas en series de televisión.

Como director de teatro se estrenó con “Desdémona” de hilo producciones, a la que siguió “I love Catalina” y “Criados y Bufones” también para hilo producciones, aunque anteriormente ya había sido ayudante de dirección para Maxi Rodríguez en la producción del Centro Dramático Nacional “A Bocados”, y para Santiago Sánchez en “La Mujer Invisible, de Kay Adshead.