Santiago Sánchez, director pedagógico de actúaempresa y director de escena de larga trayectoria, tiene en cartel nuevo espectáculo: La Crazy Class, un divertido, e inteligente homenaje al teatro y a lo que el teatro puede aportarnos a todos. Y simultáneamente recuperan, veinte años después, el espectáculo que dio fama y apellido a su compañía: Imprebís. La verdad es que… ¡es como para celebrarlo!

“Puedo tomar cualquier espacio vacío y llamarlo un escenario desnudo. Un hombre camina por este espacio vacío mientras otro le observa, y eso es todo lo que se necesita para realizar un acto teatral.”

Con esta célebre frase comenzaba su libro “El espacio vacío” el director de escena Peter Brook y cobra tanto sentido cuando vemos arrancar ese divertido, travieso y tierno homenaje al teatro que es “La Crazy Class” dirigida por Santiago Sánchez e interpretada de forma asombrosa, junto al propio Santiago y Elena Lombao, por esos dos grandes actores que son Carles Castillo y Carles Montoliu, que hace más de 20 años arrancaron carcajadas con una fórmula que ahora nos es familiar pero entonces abrió un nuevo camino: Imprebís, un espectáculo único de improvisación que anunciaba: «Usted nunca sabrá qué va a ver. Ellos tampoco saben qué van a hacer».

Lo que el teatro nos da, cómo el teatro está en nuestras vidas, cómo la refleja y cómo la vida a su vez llena de historias, personajes y situaciones un escenario. Todo eso está en la Crazy Class. Y está también el proceso de creación en forma de clase de teatro. Muy crazy, sí… pero muy cercana a la realidad.

La Crazy Class es también un evidente homenaje con conocimiento de causa, a ese crisol de personajes variopintos que se acercan a un taller de teatro para probar…para ver qué… y que les acaba cambiando la vida para mejor. Un homenaje a quienes no quieren dedicarse a actuar pero confían en lo que el teatro puede aportar.

Por eso, en esta Crazy Class, también quienes hayan asistido a alguno de los talleres de Actúaempresa, encontrarán pinceladas de algunas claves que sí han demostrado servir para el trabajo diario. Pinceladas amplificadas o caricaturizadas para el espectáculo, pero bien reconocibles como: la importancia de sumar lo que digo a lo que dice mi compañero en lugar de ir a la contra, pensar que un leve pero claro y preciso cambio en mi expresión gestual, corporal y vocal puede cambiar cómo me percibe mi audiencia (mi “personaje”) o cómo trabajar mínimamente una dicción correcta para que se me entienda bien.

No os perdáis este maravilloso homenaje inquieto, irreverente, generoso, imaginativo y lleno de verdad. porque, por mucho que el teatro sea ponerse en la piel de muchos personajes diferentes a nosotros mismos, “el teatro no es fingir” y necesita de la verdad para que el público viva y sienta lo que ocurre en escena, como suele recordar Santiago en sus talleres y como demuestra en esta Crazy Class.

 

P.s. Para los que no vieron en su momento el espectáculos Imprebís, simultáneamente a La Crazy Class Santiago, Carles y Carles retoman aquel espectáculo, 20 años después. Más información en http://www.teatroscanal.com/

Jesús Briones
Coordinador actúaempresa

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *